La Diabetes Mellitus y la salud mental



Los Centros para el control y prevención de enfermedades (CDC) sus siglas en inglés: definen la diabetes como una enfermedad crónica (de larga duración) que afecta la forma en que el cuerpo convierte los alimentos en energía. Existen tres tipos principales de diabetes: diabetes tipo 1, diabetes tipo 2 y diabetes gestacional (durante el embarazo). Más de 122 millones de personas en los Estados Unidos tienen diabetes (34.2 millones) o pre diabetes (88 millones).



Si tiene alguno de los siguientes síntomas de diabetes, vea a su médico para que le haga un análisis del nivel de azúcar en la sangre:

  • Necesidad de orinar (hacer pis) con mucha frecuencia, y también durante la noche

  • Mucha sed

  • Pérdida de peso sin intentarlo

  • Mucha hambre

  • La visión borrosa

  • Hormigueo o entumecimiento en las manos o los pies

  • Mucho cansancio

  • La piel muy seca

  • Llagas que cicatrizan muy lentamente

  • Más infecciones de lo habitual

De presentar alguna alteración en su salud mental se dará cuenta de que pueda sufrir de un trastorno. Es común la depresión que puede interferir en su desempeño en el trabajo y en su casa, e incluso en el cuidado de la diabetes. El tratamiento —ya sea terapia, medicamentos o ambos— es habitualmente muy eficaz. Y sin tratamiento la depresión suele empeorar, no mejorar.



Los síntomas de depresión pueden ser entre leves y graves, e incluir:

  • Sentirse triste o vacío

  • Perder el interés en las actividades favoritas

  • Comer demasiado o no querer comer para nada

  • No poder dormir o dormir demasiado

  • Tener dificultad para concentrarse o para tomar decisiones

  • Sentirse muy cansado

  • Sentirse desesperanzado, irritable, ansioso o culpable

  • Tener dolores generales, dolores de cabeza, cólicos o problemas digestivos

  • Pensar en suicidio o ideas de muerte


El estrés —Si está estresado, es probable que se cuide menos de lo habitual. También pueden verse afectados sus niveles de azúcar en la sangre porque las hormonas del estrés hacen que estos suban y bajen de manera impredecible, y el estrés de estar enfermo o lesionado puede hacer que suban. Estar estresado por mucho tiempo puede causar o empeorar otros problemas de salud.



La ansiedad —el sentimiento de preocupación o temor, o la sensación de tensión generalizada— es la forma en que su mente y su cuerpo responden al estrés. Las personas con diabetes tienen probabilidades 20 % mayores que aquellas sin diabetes de tener ansiedad en algún momento de su vida. La ansiedad se puede sentir como un bajo nivel de azúcar en la sangre y viceversa. Puede ser difícil reconocer cuál es y darle un tratamiento eficaz. Si se está sintiendo ansioso, revísese el nivel de azúcar en la sangre y, si está bajo, trátelo.



El distrés por la diabetes puede asemejarse a la depresión o a la ansiedad, pero no se puede tratar con medicamentos de manera eficaz. Es probable que, a veces, se sienta desanimado, preocupado, frustrado o cansado de tratar a diario con el cuidado de la diabetes. Esos sentimientos abrumadores, conocidos como el distrés por la diabetes, pueden llevarlo a descuidarse y tomar hábitos poco saludables, dejar de monitorearse el nivel de azúcar en la sangre e incluso faltar a las citas médicas.



Recibir ayuda para un problema de salud mental también puede ayudarle a manejar la diabetes. Visite a su endocrinólogo y que este lo refiera a psiquiatría para ser atendido con el tratamiento adecuado.



Referencias:


1. La diabetes y salud mental: CDC. Consultado el 5 de septiembre de 2021. Disponible en : https:// www.cdc.gov/diabetes/spanish/living/mental-health.htm

31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo