top of page

¡ERES LO QUE COMES!

Esto lo expresan en Alemania, como una forma de afirmar, que debemos cuidar nuestro cuerpo. Los alimentos, nos afectan de manera positiva o negativamente en nuestra salud física y mental. En la depresión se conoce que hay alimentos que pueden ayudar a la prevención o sentirse mejor.


Los nutrientes participan en todas las funciones biológicas, en el funcionamiento del sistema inmune, el sistema nervioso y la producción de energía. Por eso, aunque a priori nos pueda sorprender, la alimentación también afecta a nuestra salud mental. Ya en 2014 había indicios de que una dieta saludable  estaba asociada a un menor riesgo de depresión. En  2018 nuevos estudios confirmaron esta relación. En aquella ocasión se basaba en el seguimiento de los pacientes durante varios meses o incluso años.


Entre las dietas saludables que han demostrado una asociación con la depresión está la dieta mediterránea. La adherencia a esta dieta parece conferir cierta protección  frente a la depresión, de acuerdo con una revisión de 2019. Desde entonces, varias investigaciones han confirmado la relación positiva de la dieta mediterránea con menor riesgo de depresión. Una de ellas llevada a cabo por la Universidad de Navarra en 2019. Y otra, más reducida, en Holanda,  en 2020.

Es interesante que los resultados parecen ser mejores en mujeres. Estos alimentos ayudan de forma natural a mejorar la depresión:


·       Pavo, pescado azul y carnes magras: aportan triptófano, un aminoácido esencial que favorece la producción de serotonina, un neurotransmisor relacionado con el bienestar. También contienen zinc y ácidos grasos omega-3, que reducen la inflamación y mejoran el estado de ánimo.


·       Nueces, frutos secos y semillas: son ricos en magnesio, selenio, vitamina E y ácidos grasos omega-3, que protegen el cerebro y regulan el sistema nervioso.


·       Té verde, cúrcuma y chocolate negro: contienen antioxidantes, polifenoles y flavonoides, que combaten el estrés oxidativo y estimulan la actividad cerebral.


·       Frutas, verduras y cereales integrales: proporcionan vitaminas, minerales y fibra, que favorecen el equilibrio del microbiota intestinal, que influye en el estado emocional. Destacan los cítricos, los frutos rojos, el ajo, la cebolla y la avena.


Es importante que los ejercicios también ayudan a prevenir la depresión y mejorar la salud mental de cada persona. Por esta razón que una dieta saludable debe estar acompañada de ejercicios. Por lo menos 30 minutos diarios es suficiente, según la Organización Mundial de la Salud.

 

Así que observa que comes y ayuda a tu salud mental también con alimentos saludables.

 

Referencias Bibliográficas


1.    Lo que debes comer o lo que no para prevenir la depresión. Disponible en : Lo que debemos comer (y lo que no) para prevenir la depresión (theconversation.com)

2.     Satyanarayanan SK., Su H., Lin YW., Su KP., Circadian rhythm and melatonin in the treatment of depression. Curr Pharm Des, 2018. 24 (22): 2549-2555.

3.      Valdés Tovar M., Estrada Reyes R., Solís Chagoyán H., Argueta J., Dorantes Barron AM., Quero Chávez D., et al., Circadian modulation of neuroplasticity by melatonin: a target in the treatment of depression. Br J Pharmacol, 2018. 175 (16): 3200-3208.

4.     Cepeda MS., Katz EG., Blacketer C., Microbiome gut brain axis: probiotics and their association with depression. J Neuropsychiatry Clin Neurosci, 2017. 29 (1): 39-44.

 

Kommentare


bottom of page