Síndrome del niño maltratado



El síndrome del niño maltratado es una forma grave de maltrato infantil causada por una sacudida violenta de un bebé o de un niño que puede presentarse incluso con una sacudida de solo 5 segundos. Este síndrome ocurre generalmente en niños menores de 2 años, pero se puede observar en niños de hasta 5 años de edad.



Entre las posibles causas son los enojos de la madre, padre o cuidador, donde sacuden a un niño para castigarlo o calmarlo. Y no se dan cuenta que esa fuerza desmedida bajo un enojo, puede hacerle mucho daño al niño. Estas sacudidas ocurren la mayoría de las veces cuando el bebé está llorando inconsolablemente y el frustrado cuidador pierde el control. Muchas veces, el cuidador no tenía el propósito de hacerle daño, pero se descontrolo y le hizo daño, por lo que se considera una forma de maltrato infantil. El síndrome del niño maltratado no se ocasiona por dar saltos suaves, balancearlo mientras se juega, levantarlo en el aire o al trotar con él cargado. De la misma manera, es muy poco probable que este síndrome se presente a causa de accidentes como caerse de una silla, rodar por las escaleras o caer accidentalmente de los brazos de alguien. Las caídas pequeñas pueden ocasionar otro tipo de traumatismos craneales, aunque con frecuencia son menores.

Los síntomas pueden variar, yendo de leves a graves. Pueden incluir: convulsiones (crisis epiléptica), disminución de la lucidez mental, irritabilidad extrema u otros cambios en el comportamiento, letargo, adormecimiento, ausencia de sonrisa, pérdida del conocimiento y otros.


Ante esta pandemia del COVID-19 se ha reportado más números de casos de maltrato infantil. Ante una emergencia llame al número de emergencias local (como por ejemplo: el 9-1-1).


¿Podemos evitar esta situación? Una madre, padre o cuidadores de manera preventiva pueden buscar un profesional de la conducta y evaluar si presenta situaciones de enojo ante el cuidado del niño y perder el control. Hay recomendaciones para reeducarse y cambiar. En general se señala:

  • Nunca sacuda a un bebé o niño, ni al jugar ni por enojo. Incluso sacudirlo suavemente puede llegar a convertirse en una sacudida violenta, cuando se está enojado.

  • No cargue a su bebé durante una discusión.

  • Si usted comienza a molestarse o enojarse con su bebé, coloque al bebé en la cuna y salga del cuarto. Trate de calmarse. Llame a alguien para que le ayude.

  • Llame a un amigo o a un familiar para que venga y se quede con el niño si usted se siente fuera de control.

  • Para buscar ayuda profesional y orientación, póngase en contacto con la línea local para el manejo de crisis o la línea de maltrato al menor.

  • No ignore las señales si sospecha que un niño es víctima de maltrato en su hogar o en el hogar de alguien conocido.


Referencias

Carrasco MM, Woldford JE. Child abuse and neglect. In: Zitelli, BJ, McIntire SC, Nowalk AJ, eds. Zitelli and Davis' Atlas of Pediatric Diagnosis. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2018:chap 6.


Dubowitz H, Lane WG. Abused and neglected children. In: Kliegman RM, Stanton BF, St. Geme JW, Schor NF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 40.


Mazur PM, Hernan LJ, Maiyegun S, Wilson H. Child abuse. In: Fuhrman BP, Zimmerman JJ, eds. Pediatric Critical Care. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 122.


Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.


Entradas Recientes

Ver todo