top of page

La Depresión y la Estimulación Magnética Transcraneal repetitiva



La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración (1).


La depresión afecta a personas de todas las edades y condiciones sociales y de todos los países. Provoca angustia mental y afecta a la capacidad de las personas para llevar a cabo incluso las tareas cotidianas más simples, lo que tiene en ocasiones efectos nefastos sobre las relaciones con la familia y los amigos y sobre la capacidad de ganarse la vida. En otras palabras, la depresión duele (1).


El tratamiento de la Estimulación Magnética Transcraneal repetitiva (EMTr) en la aplicación clínica de la depresión es el tratamiento más estudiado. Se ha visto que puede producir mejoría en más de 40% en pacientes con depresionresistentes a las medicaciones (8). El Trastorno de Depresión Mayor (TDM) es una enfermedad mental que la persona que lo padece le compromete mayormente su calidad de vida. Se han evidenciado datos clínicos de pacientes con inadecuada respuesta al tratamiento con psicofármacos y con psicoterapia hasta en el 50% de los pacientes, y es nula la mejoría en un 10–20% a pesar de tratamientos múltiples y agresivos. Estos pacientes no responden a estos tratamiento y estos sujetos podrían ser candidatos a procedimientos de neuromodulación no invasiva con la EMTr.


El 19 de abril de 2022 en la página web de psiquiatría.com se publica el artículo: Implantan una máquina para tratar la depresión y otras enfermedades mentales. Presentamos el Resumen:


RESUMEN


Un equipo del hospital psiquiátrico El Pinar, de Vigo, han empezado a utilizar un tratamiento para las enfermedades mentales que hasta ahora no se empleaba en Galicia. En salud mental se suelen utilizar la psicoterapia y los fármacos, pero esta nueva técnica es el uso de una máquina para aplicar la estimulación magnética transcraneal (EMT), que consiste en producir pulsos magnéticos junto a regiones concretas de la cabeza para provocar cambios eléctricos y químicos en el cerebro y así sanar la enfermedad.


«En algunas patologías hay regiones del cerebro que están sobreexcitadas o inhibidas, y podemos actuar sobre eso», explicó el psiquiatra Jacobo Torrón Vázquez-Noguerol. Un ejemplo: en la depresión se apaga la corteza prefrontal dorsolateral izquierda; con esta máquina se puede estimular esa zona. En la ansiedad es lo contrario: hay una zona en la corteza prefrontal que esta hiperexcitada, entonces la EMT se dirige a inhibirla.


La técnica se emplea en diversas enfermedades. Una es la depresión resistente, aquella en la que el paciente ya ha probado dos tratamientos farmacológicos distintos y no ha obtenido ningún resultado. «La probabilidad de responder al tercer fármaco, según los estudios, es del 13 %, y con la estimulación magnética transcraneal se puede llegar hasta el 50 %», afirma el psiquiatra. Hay otras aplicaciones, como los trastornos obsesivos compulsivos, la ansiedad o adicciones.


El uso de la EMT requiere de un protocolo para cada enfermedad. Ahí se definen el número de sesiones, pero también la zona de la cabeza donde se van a aplicar los pulsos magnéticos, si se va a inhibir o a estimular el uso de esa región del cerebro, además de qué bobina se utiliza para emitir los pulsos (en función de la profundidad).


Un tratamiento estándar suele durar 30 sesiones, de entre 20 y 40 minutos. Se diseña un tratamiento personalizado. «No tiene efectos secundarios, es muy bien tolerado», asegura el psiquiatra. El paciente escucha un ruido constante.


El Dr. Torrón se formó en Valencia y Maastricht (Holanda) y prevé asistir a un curso el próximo mes en Chicago. La terapia está aprobada por las agencias reguladoras de Estados Unidos y de Europa, entre otras, y hay algunos hospitales como el Doce de Octubre de Madrid o La Fe de Valencia que ya la utilizan, además de clínicas privadas. La unidad de neuroestimulación de El Pinar empezó a utilizar la EMT esta semana para tratar a un paciente con una dolencia obsesiva y pronto incorporará más casos.


«Este tratamiento no sustituye a la psicoterapia o a la farmacoterapia, se trata de tener más herramientas», considera Torrón, «hay algunas personas que no pueden tomar fármacos porque tienen otras enfermedades, por ejemplo».


La EMT es una técnica de neuromodulación, igual que la terapia electroconvulsiva (el electroshock), «muy demonizada», según Torrón, «aunque eficaz si se aplica bien». Son distintas, porque esta última tiene que aplicarse con anestesia, provoca una descarga general en todo el cerebro y también convulsiones, mientras que la EMT es inocua (el paciente se va a su casa al terminar) y es focal (concentra los estímulos en una parte concreta del cerebro).


Referencias:


1. Nina, R.E. La Depresión Duele. Editorial Periódico Diario Libre. 6 de abril de 2017. Santo Domingo, República Dominicana.


2. Enlaces: https://www.lavozdegaliciax.es/ Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-67185

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page