top of page

La prisa es mala consejera



Hoy día se vive muy de prisa y ante tantos problemas que ocasiona la vida, no todos pueden ser resueltos de manera rápida.  Todo toma su tiempo. A muchas personas esto le ocasiona niveles altos de ansiedad conocidos como estrés. Posiblemente en algún momento has sentido estrés. Por ejemplo: conduciendo un auto con tráfico pesado, en el hogar, en el trabajo y en general en el diario vivir.   Se describe un estrés negativo y positivo.  El positivo es una reacción que se genera ante un problema que vamos a enfrentar. Mientras el negativo, es peligroso porque interfiere con su habilidad de vivir una vida normal por un período extenso de tiempo.


La ansiedad que se produce con síntomas somáticos afecta el dormir, el comer y la memoria. Puede sentirse "fuera de control" y no tener idea de lo que debe hacer, aún si la causa es insignificante. Esto puede causarle que esté fatigado continuamente, no se pueda concentrar o estar irritable en situaciones tranquilas. El estrés prolongado puede aumentar cualquier problema emocional que haya surgido de eventos traumáticos en su pasado, e incrementar pensamientos suicidas. Se describe muchos trastornos de ansiedad como: el trastorno de ansiedad generalizada, el estrés postraumático, el ataque de pánico, trastornos somatoformes, donde en este último el síntoma principal es la ansiedad. 



El estrés también puede afectar su salud física debido a los mecanismos internos de respuesta que tiene el cuerpo humano. Por ejemplo, ante situaciones amenazantes, el sistema autónomo, que es parte de nuestro sistema nervioso, reacciona y nos prepara para enfrentar o huir. Usted puede sudar con tan solo pensar en una fecha importante, o sentir que su corazón se acelera mientras mira una película de miedo. Estas reacciones son causadas por hormonas que los científicos creen ayudaron a nuestros antepasados a lidiar con las amenazas e incertidumbres del mundo en que vivían. 

 

Si la causa de su estrés es temporal, los efectos físicos usualmente son de corta duración. En un estudio, la presión de tomar exámenes aumentó el grado de acné entre estudiantes de universidad, independientemente de cómo se alimentaron o durmieron. La condición disminuyó después que pasaron los exámenes. El dolor abdominal y la irregularidad también han sido relacionados con el estrés situacional. 

 



A nivel personal, puede lidiar con el estrés aprendiendo a identificarlo, saber organizar sus horarios entre tiempo de trabajo y de recreación. Saber tener momentos de introspección o soledad. Hacer ejercicios, una dieta saludable Existen también tratamientos para ayudar a controlar su estrés y saberlo manejar en el día a día.  Por psicología tenemos las psicoterapias, individual o de grupo, el mindfulness o relajación. Por psiquiatría el apoyo con psicofármacos y la Estimulación Magnética Transcraneal repetitiva. 

 

En otras palabras, la prisa es mala consejera y tenemos formas para detenerla. 

 

Bibliografía: 


1. American Psychological Association. (2008, July 15). Salud mental/corporal: Estrés. https://www.apa.org/topics/stress/estres 

 

Comments


bottom of page