La mujer y salud mental


La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la salud mental como la capacidad de un individuo para establecer relaciones armoniosas con otros y para participar en modificaciones de su ambiente físico y social o de contribuir en ello de modo constructivo. En otras palabras son personas que tiene la capacidad de vivir en armonía consigo y los demás y de contribuir socialmente de manera constructiva.


La mujer tiene un rol social muy importante y si ella presenta una buena salud mental aporta a la sociedad y es capaz de lidiar con el diario vivir, con el estrés y de cumplir con sus objetivos personales.



La mayor parte de los estudios realizados, especialmente las encuestas aplicadas a comunidades, muestran que más mujeres que hombres presentan algún tipo de problema de salud mental. La depresión está entre los principales problemas de salud mental que afectan a las mujeres en todo el mundo.


Por ejemplo: en los Estados Unidos 1 de cada 5 mujeres experimentó un trastorno mental en el último año. Sin embargo, solo el 6% de ellas presento un trastorno mental grave que les dificulta trabajar, ir a la escuela o lograr sus objetivos personales.


También se observan diferencias en la forma de diagnosticar los trastornos mentales entre hombres y mujeres, ya que gran parte de los diagnósticos están influenciados por las expectativas culturales y estereotipos de lo que es «comportamiento normal». Hay comportamientos, como el consumo de alcohol y drogas, que en los hombres no son considerados necesariamente como patológicos, a no ser que se trate de casos de alcoholismo o drogadicción avanzados.

Es así que los hombres tienen salidas socialmente aceptadas para sus tensiones emocionales, y esos mismos comportamientos en las mujeres son considerados «inadecuados». «Cuando un hombre, bajo fuerte presión, se comporta en forma ‘inadecuada’, se le atribuye mucho menos psicopatologías que a una mujer con el mismo comportamiento». Además, las investigaciones en centro de atención primaria han mostrado que los médicos generales diagnostican más del doble de trastornos mentales en mujeres que en hombres.



Es importante tomar en cuenta la relación entre las situaciones psicosociales y los trastornos mentales en la mujer. La mujer debe cumplir con muchos roles a la vez como: mujer, madre, esposa, amiga, compañera y otros más que lo hombres. Encontrarse afectadas por ejemplo por dificultades en sus relaciones personales, producidas por situaciones de pobreza, violencia doméstica y maternidad sin pareja. Todas estas situaciones pueden degenerar en algún trastorno mental, como depresión o ansiedad.


La mujer en la sociedad debe ser apoyada en mantener su salud mental. Por esto son fundamentales los servicios comunitarios, las asistencias de grupos de apoyo, profesionales de la conducta como psicólogos y psiquiatras. Incluso las alteraciones psicológicas en las mujeres muchas veces pueden ser tratadas efectivamente por otros profesionales, tales como trabajadores sociales o terapeutas, o por fuentes menos formales, tales como una familia extensa, grupos efectivos de iguales entre otras. La mujer es importante y merece salud mental.


Referencias:


1. Nina, RE. Introducción a la Psicopatología, Santo Domingo, 2002.

2. Ducci ME. La salud mental de las mujeres. Territoris Universitat de les Illes Balears 2005. Núm. 5, pp. 137-160 ISSN: 1139-2169


5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo