La Depresión Bipolar


La depresión bipolar es parte del espectro del trastorno bipolar. Este trastorno de causa genética es una psicosis afectiva donde su funcionamiento con síntomas afectivos, del pensamiento y de la actividad motora. Este diagnóstico evoluciona con brotes o episodios, con períodos de remisión total y evolución no deteriorante.


El pronóstico es bueno en lo relativo a la regresión de los síntomas una vez superados el episodio. Es una enfermedad mental que causa cambios extremos en el estado de ánimo que comprenden altos emocionales (manía o hipomanía) y bajos emocionales (depresión).



Cuando el paciente se deprime, se siente depresivo, desesperanzado, pérdida de intereses y del placer en la mayoría de las actividades. Cuando el estado de ánimo cambia a manía o hipomanía (menos extrema que la manía), se siente eufórico, lleno de energía o inusualmente irritable. Estos cambios en el estado de ánimo pueden afectar el sueño, la energía, el nivel de actividad, el juicio, el comportamiento y la capacidad de pensar con claridad.


Un episodio depresivo mayor consiste en síntomas que son lo suficientemente graves para causar dificultades evidentes en las actividades cotidianas, como el trabajo, la escuela, las actividades sociales o las relaciones. Un episodio comprende cinco o más de los siguientes síntomas:

  • Estado anímico depresivo, como sentirse triste, vacío, desesperanzado o tener ganas de llorar a veces irritabilidad en hombres.

  • Marcada pérdida del interés o de la capacidad para sentir placer en todas —o en casi todas las actividades.

  • Adelgazamiento importante sin hacer dieta, aumento de peso, o disminución o aumento del apetito.

  • Insomnio en la madrugada (matinal) o dormir demasiado.

  • Agitación o comportamiento más lento.

  • Fatiga o pérdida de la energía.

  • Sentimientos de inutilidad, o culpa excesiva o inadecuada.

  • Disminución de la capacidad para pensar o para concentrarse o indecisión.

  • Pensar en el suicidio, planificarlo o intentarlo.



Los episodios de cambios en el estado de ánimo pueden ocurrir en raras ocasiones o muchas veces por año. Aunque la mayoría de las personas presenten síntomas emocionales entre los episodios, es posible que algunas no presenten ninguno. En esta época del año, entre noviembre a enero se presentan episodios depresivos.


Aunque el trastorno bipolar es un trastorno de por vida, se puede controlar los cambios en el estado de ánimo y otros síntomas siguiendo un plan de tratamiento. En la mayoría de los casos, el trastorno bipolar se trata con psicofármacos, como: antidepresivos, estabilizadores de ánimo y antipsicóticos. Además de la psicoterapia por psicología y de las terapias de neuro estimulación se utiliza la Estimulación Magnética Transcraneal repetitiva.


El paciente con trastorno depresivo bipolar en crisis puede salir con el tratamiento adecuado y llevar la vida lo más funcional posible.


Referencias

1. El trastorno bipolar. Clínica Mayo. Internet. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/bipolar-disorder/symptoms-causes/syc-20355955


Entradas Recientes

Ver todo