top of page

El ejercicio ayuda a la salud mental



Los seres humanos tenemos una herramienta terapéutica que es gratis y parte de nuestra vida. Esta es la posibilidad de poder hacer ejercicios. El ser humano tiene un diseño perfecto de su cuerpo. Presenta un grupo de sistemas donde el cerebro y el sistema nervioso ocupa como la dirección principal de las funciones de los restantes: sistema respiratorio, cardiovascular y otros.



El esqueleto humano adulto está compuesto por 206 huesos y sus cartílagos asociados. Los huesos están sustentados por ligamentos, tendones, Bursa y músculos. Los expertos describen que se tiene un mínimo de 650 músculos voluntarios, que son aquellos que podemos controlar su movimiento. Si contamos también los músculos involuntarios, cualquier persona tiene entre 650 y 840 tejidos musculosos en su cuerpo.

En varios estudios, se demostró que las personas que hacen ejercicio por lo menos dos o tres veces por semana son significativamente menos propensas a padecer depresión, ira y estrés que aquellas que se ejercitan con menos frecuencia o que no lo hacen nunca.



Comenzar a hacer ejercicio también puede ayudar a reducir la presión arterial elevada (hipertensión). Hacer ejercicio puede ayudar a mejorar el equilibrio de tu colesterol. Existen dos tipos de colesterol: el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (o LDL, por sus siglas en inglés) y el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (o HDL, por sus siglas en inglés). El colesterol LDL a veces recibe el nombre de colesterol ‘malo’, mientras que el colesterol HDL recibe el nombre de colesterol ‘bueno’. Los niveles elevados de LDL y los niveles bajos de HDL aumentan tu riesgo de cardiopatía. Los estudios muestran que hacer ejercicio con regularidad, como por ejemplo, caminar a paso ligero o correr, está asociado con niveles más elevados de colesterol HDL.


Las actividades moderadas realizadas con regularidad, como caminar, nadar y montar bicicleta, pueden ayudar a tratar y reducir el dolor causado por la osteoartritis. Esta es la forma más común de artritis y afecta a alrededor de ocho de cada 10 personas mayores de 50 años. La realización de estas actividades moderadas también puede prevenir y retrasar el progreso de la osteoartritis.


La actividad física puede aumentar la densidad mineral ósea en los niños y ayudar a mantener la fortaleza ósea en los adolescentes. También retrasa la degeneración ósea en la vida adulta. El ejercicio protege contra el cáncer de colon y contra el cáncer de mamas en las mujeres que han llegado a la menopausia. Algunos estudios sugieren que la actividad física puede también ayudar a prevenir el cáncer de pulmón y el cáncer de endometrio.


Hacer ejercicio protege contra el cáncer de colon y de mama, además de prevenir la diabetes. Realizar actividad física puede ayudar a controlar y prevenir la diabetes. Mantenerte activo puede ayudar a reducir tu riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. El ejercicio también puede ayudar a bajar de peso con una dieta hipocalórica.

Hacer ejercicio con regularidad es parte importante de un estilo de vida saludable. Las personas que llevan una vida activa tienen menos probabilidad de enfermarse y mayor probabilidad de vivir una vida más duradera.

Hacer ejercicio te permite tener un mejor estado físico y además mejora tu salud mental y la sensación general de bienestar.

Es importante que la actividad física forme parte de la vida de los niños, de los adultos y de las personas mayores. El ejercicio no tiene que ser enérgico: puedes encontrar formas para mantenerte activo que se adapten a tu rutina diaria, como, por ejemplo, caminar. Si nunca hiciste ejercicio o hace tiempo que no lo haces, es fácil comenzar. La actividad física es esencial para mantener un peso corporal saludable e incluso es beneficiosa durante el embarazo. Sin embargo, asegúrate de tomar medidas para y recuerda que la nutrición y la hidratación también juegan un papel importante. proporciona el combustible que necesitas para hacer ejercicio y beber líquidos ayuda a evitar la deshidratación.


El ejercicio puede ayudar a prevenir y tratar las enfermedades mentales. Algunos estudios sugieren que realizar actividad física con regularidad es tan efectivo para el tratamiento de la depresión como las terapias de conversación o los medicamentos, pero con menos efectos secundarios que los medicamentos. El ejercicio también podría resultar beneficioso si tienes trastornos relacionados con la ansiedad, como fobias, ataques de pánico o estrés.


Finalmente hacer ejercicios te ayuda a generar un sentido de bienestar en tu vida general, además podrás dormir bien, la toma de decisiones en tu vida será coherentes, te sentirás relajado y comerás más saludable.


¿Cómo empezar?


Empieza a caminar, la meta es media hora diaria y puedes empezar por 10 minutos sigues aumentando semanal hasta llegar a media hora. Y verás los resultados…. Tendrás salud física y mental. ¡Empieza ya!

Referencias Bibliográficas:

  1. The British Heart Foundation (BHF, Fundación Británica del Corazón) bhf.org.uk

  2. Physical activity. World Health Organization. www.who.int/

  3. Stroke statistics 2009. British Heart Foundation. bhf.org.uk/

  4. Coronary heart disease statistics 2008. British Heart Foundation. bhf.org.uk/

  5. At least five a week. Department of Health. www.gov.uk/

  6. Exercise and activity lower blood pressure. Blood Pressure Association. www.bpassoc.org.uk/

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page