Trastornos de alimentación


Los trastornos de la alimentación son trastornos mentales, que se asocian a las conductas alimentarias y afectan de manera negativa a la salud física y mental, alterando la funcionalidad en la vida. Estos son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, y el trastorno alimentario compulsivo, además del trastorno de rumiación y el trastorno por evitación o restricción de la ingesta de alimentos.



Las adolescentes y las mujeres jóvenes son más propensas que los adolescentes y los hombres jóvenes a tener anorexia o bulimia; sin embargo, los hombres también pueden tener trastornos de la alimentación

La mayoría de los trastornos de la alimentación se caracterizan por fijar excesivamente la atención en el peso, la figura corporal y la comida, lo que causa conductas alimentarias peligrosas. Estas pueden tener una repercusión considerable en la capacidad del cuerpo para obtener la nutrición adecuada. Pueden causar daños en el corazón, el aparato digestivo, los huesos, los dientes y la boca, y derivar en otras enfermedades.


Según el trastorno que presente, los síntomas son diversos. Por ejemplo, en la anorexia nerviosa, a menudo simplemente denominada «anorexia», es un trastorno de la alimentación potencialmente mortal que se caracteriza por un peso corporal anormalmente bajo, un gran temor a aumentar de peso y una percepción distorsionada del peso o de la figura corporal. Los esfuerzos para bajar de peso, incluso cuando el peso corporal es bajo, pueden causar problemas de salud graves al punto de morirse de hambre.

En la bulimia nerviosa, llamada frecuentemente «bulimia», es un trastorno de la alimentación grave y potencialmente mortal. Este presenta episodios de atracones y purgas que incluyen la sensación de pérdida de control sobre su alimentación.


En el trastorno alimentario compulsivo, habitualmente se come en exceso (atracón) y se tiene la sensación de pérdida de control sobre lo que se come. Se come con rapidez o se consume más alimentos de los que se tiene pensado, incluso cuando no se tiene apetito o se sienta lleno.

El trastorno de rumiación es la regurgitación repetida y continua de los alimentos después de comer, pero que no se debe a una enfermedad ni a otro trastorno de la alimentación, como anorexia, bulimia o trastorno alimentario compulsivo. A veces, los alimentos que se regurgitan se mastican nuevamente y se vuelven a tragar, o bien se escupen.

El trastorno por evitación o restricción de la ingesta de alimentos, se caracteriza por no alcanzar los requerimientos nutricionales diarios mínimos por la falta de interés en alimentarse; es decir, evitar las comidas con determinadas características sensoriales, como el color, la textura, el aroma o el sabor; o bien estar preocupado por las consecuencias al comer, como el temor a atragantarse.

Estos trastornos conllevan a veces un equipo multidisciplinario por las complicaciones médicas, encabezando el psiquiatra. Mientras más rápida sea la intervención médica, mejor será la repuesta del paciente.


Referencias:


1. Trastornos de Alimentación- Síntomas y causas. Mayo Clinic. (18 Junio 2018). (Consultado 16 Mayo 2021(. Disponible en: www.mayoclinic.org


2. Forman SF. Eating disorders: Overview of epidemiology, clinical features, and diagnosis. (13 Nov 2017). (Consultado 16 Mayo 2021). Disponible en : https://www.uptodate.com/contents/search.


6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo