La nutrición y salud mental



La Organización Mundial de la Salud (OMS) expresa sobre la nutrición lo siguiente: la nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición (una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular) es un elemento fundamental de la buena salud.



Mantener una dieta sana durante la vida, exige conocimientos y disciplina de cómo hacerlo. La composición exacta de una alimentación variada, equilibrada y saludable estará determinada por las características de cada persona (edad, sexo, hábitos de vida y grado de actividad física), el contexto cultural, los alimentos disponibles en el lugar y los hábitos alimentarios.



La OMS hace unas recomendaciones generales para una dieta sana:





1. Comer al menos 400 g, o cinco porciones de frutas y verduras al día reduce el riesgo de desarrollar enfermedades no transmisibles y ayuda a garantizar una ingesta diaria suficiente de fibra dietética.



2. Reducir el consumo total de grasa a menos del 30% de la ingesta calórica diaria contribuye a prevenir el aumento insalubre de peso entre la población adulta.



3. La mayoría de la gente consume demasiado sodio a través de la sal (una media de 9 g a 12 g de sal diarios) y no consume suficiente potasio (menos de 3,5 g). Un consumo elevado de sal e insuficiente de potasio contribuye a la hipertensión arterial que, a su vez, incrementa el riesgo de enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular.



4. Adultos y niños deberían reducir la ingesta de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta calórica total. Una reducción a menos del 5% de la ingesta calórica total aportaría beneficios adicionales para la salud.



La buena alimentación no solo ayuda a la salud física, sino a la salud mental. El cerebro humano tiene una exigencia energética muy alta y requerimientos nutricionales bien definidos. “Un buen estado nutricional es muy importante para la salud mental y para el mantenimiento de las conexiones cerebrales a fin de que las neuronas se mantengan sanas, protegidas y en equilibrio”, señala Jaime Silva, sicólogo del Programa Vivir Liviano de Clínica Alemana.



Una dieta balanceada está directamente relacionada con menos índices depresivos, y si bien no cura por sí solo este trastorno de salud mental “se ha comprobado que es un factor que incide en el tratamiento”, aclara el especialista. Y agrega: “comúnmente, los pacientes con depresión presentan falta de triptófano, un aminoácido que no produce el organismo, y que se encuentra en alimentos como el chocolate, carnes magras, huevos y almendras”.



Una dieta saludable -como la Mediterránea-, consumir alimentos integrales, con ácidos grasos Omega-3 y antioxidantes, reducen el riesgo de depresión. La Dieta Mediterránea consiste en carnes blancas, frutas, verduras, lácteos descremados, aceite de oliva o canola y si bebe vino, que sea con moderación de 1-2 copas por día. Esta dieta debe siempre estar acompañada de ejercicios, sueño reparador y horarios en el comer. Con todas estas recomendaciones se lograra salud mental.


Referencias:


1. Nutrición. OMS. Disponible en: OMS | Nutrición (who.int)

2. Alimentación sana (who.int). [31 de agosto de 2018].

3. Cómo una buena alimentación cuida tu salud mental. [Internet]. [27 Feb 2020]. [Consultado 4 Dic.2020]. Disponible en: https://www.clinicaalemana.cl/articulos/detalle/2020/como-una-buena-alimentaci%C3%B3n-cuida-tu-salud-mental


25 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo