La Clasificación de las Demencias



Las «demencia» es un síndrome clínico caracterizado por deterioro cognitivo que provoca un declinar de las funciones intelectuales (es necesario la afectación de dos o más funciones), adquiridas previamente, con preservación del nivel de vigilancia, y que además interfiere de manera significativa en la realización de las actividades de la vida diaria.


El envejecimiento es un proceso biológico, social, y psicológico, resultado de la interacción de la herencia, el ambiente, y la conducta.


Con la edad, existe declive en algunas funciones intelectuales, conocido como declinar cognitivo del envejecimiento, que afecta a algunas áreas de la memoria (memoria a corto plazo), del lenguaje, de las habilidades visuoespaciales y de las funciones ejecutivas; sin embargo, estas alteraciones suelen ser muy leves y compensadas por la propia persona, por lo que no dificultan la realización de las actividades de la vida diaria. Cuando este deterioro cognitivo es más importante y el paciente es incapaz de llevar a cabo actividades cotidianas, recibe el nombre de demencia. Entre ambos conceptos existe el de «deterioro cognitivo leve», en el que las alteraciones cognitivas son lo suficientemente importantes como para descartar que sean producto del envejecimiento normal, pero no lo bastante como para alterar la funcionalidad en las actividades de la vida diaria, y por lo tanto no cumple los criterios de demencia.


Las demencias han sido clasificadas en función de diversos criterios. La clasificación etiológica es la más empleada.


Demencias neurodegenerativas

Son producidas por la muerte acelerada de las poblaciones neuronales y la pérdida de las sinapsis. Dentro de éstas se encuentran aquellas en que la demencia es el síntoma principal (enfermedad de Alzheimer, degeneración fronto-temporal, demencia de cuerpos de Lewy) y aquellas en que el síndrome de demencia no es la principal manifestación (demencia en la enfermedad de Parkinson, demencia en la enfermedad de Huntington, demencia en la enfermedad de Wilson, demencia en la atrofia multisistema y en la parálisis supranuclear progresiva, y otras. La enfermedad de Alzheimer, que por sí sola supone el 60-75% de todas las demencias de debut tardío.

Demencias vasculares


Estas son las segundas más frecuentes. La clínica depende del tipo y tamaño de las arterias afectadas, y son las siguientes:

•Infarto único en territorio estratégicamente situado. •Infartos múltiples en territorios de vasos grandes. •Enfermedad de vasos pequeños: Biswanger y lacunares.

Demencias mixtas

Son aquellas en que participan fenómenos neurodegenerativos, conjuntamente con vasculares. En la práctica clínica diaria no es raro ver esta asociación.


Demencias secundarias

Son causadas por enfermedades de etiología conocida, algunas de ellas tratables y potencialmente reversibles (de ahí su gran importancia, a pesar de suponer un porcentaje mínimo en el total de las demencias), y también por enfermedades que no llevan primariamente a la demencia, pero que pueden llegar a manifestar síntomas de demencia si el sistema nervioso central (SNC) está involucrado.


Para todas ellas debe buscar ayuda profesional y establecer el tratamiento.


Referencias:


1. Curso Deterioro cognitivo y demencias. Módulo 2. Tema 4. Demencias: concepto, clasificación y casos clínicos. Disponible en: https://www.elfarmaceutico.es/tendencias/te-interesa/demencias-concepto-clasificacion-y-casos-clinicos_104659_102.html

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo