El deterioro Cognitivo leve y la Estimulación Magnética Transcraneal repetitiva


La estimulación magnética transcraneal (EMT) ha sido empleada para estudiar una amplia variedad de funciones cerebrales. Fue descrita por Barker y sus colaboradores como una herramienta no invasiva para la investigación de la corteza motora. La EMT funciona a partir de una bobina electromagnética que produce un campo magnético intenso y localizado que puede excitar o inhibir un área cortical específica.


La EMT repetitiva (EMTr) usa campos magnéticos alternantes que inducen corrientes eléctricas en el tejido cortical sobre el que se aplica la estimulación directa, aunque también puede efectuar cambios en áreas distantes interconectadas, lo cual podría explicar su eficacia en el tratamiento de los trastornos afectivos.


El conocimientos que se ha ido fortaleciendo en estas tres décadas ha mostrado resultados interesantes en torno a los efectos cognitivos de la EMT, aunque la influencia de los parámetros (intensidad, duración, frecuencia, entre otros) y los mecanismos moleculares subyacentes no son del todo claro.