Ante situaciones de estrés, puedo controlarme


Estos días han sido de mucho estrés por el huracán Isaías. La posibilidad de ser afectados, el no saber que pasará, y la conducta a seguir, produce mucha ansiedad en tiempos de Pandemia. Sobre todo a las mujeres, muchas son jefe de familia, madre, hija o esposa que en situaciones tan serias como estas podrían generar mucha ansiedad.



En la vida acelerada y estresante de hoy día, tanto hombres como mujeres pueden sufrir ansiedad. Las causas de esta ansiedad en la mujer son: cuando se enfrentan a circunstancias difíciles en la vida personal o profesional, cambios hormonales que tienen lugar en el cuerpo debido a la menstruación, el parto o la menopausia. A veces, el consumo excesivo de té, café, alcohol o droga, el ser sensible a ciertos alimentos, como el trigo o el azúcar, producen ansiedad. También podría ser debido a ciertos desequilibrios de neurotransmisores que el cerebro libera, como la serotonina, que ayuda en la regulación de los estados de ánimo, por lo que mantiene a una mujer tranquila. A estas causas de ansiedad se les conocen como: los estresores. Existe un estrés positivo y un estrés negativo. El estrés positivo es una respuesta normal en la vida de toda mujer, se produce en bajos niveles ante situaciones estresantes, es de corta duración que motiva y ayuda ser más productiva. Sin embargo el estrés negativo es una respuesta dañina mantenida, de larga duración, produciendo una ansiedad manifestándose en enfermedades físicas y mentales.


La ansiedad entonces se define como el estado de inquietud o de zozobra; la mujer experimenta la sensación subjetiva de malestar y de opresión y el sentimiento de un peligro, para ella desconocido, frente al cual se siente insegura y que la amenaza. Se acompaña de síntomas físicos tanto en el hombre y la mujer como: dolor abdominal, diarrea, mareo, resequedad de boca y garganta, dolor de cabeza, tensión muscular, respiración rápida, frecuencia cardiaca aumentada, sudoración, temblores, irritabilidad, problemas sexuales, insomnio y pesadillas. Y los síntomas psicológicos en la mujer, pueden desarrollar sentimientos negativos, constantemente siente que algo malo va a suceder, siente una sensación de muerte inminente que la hace sufrir, sensación de desapego hacia sí misma y hacia el mundo, preocupación, tensión, falta de concentración, a veces agresiva y podría existir un cambio de personalidad en la mujer. 


Si la ansiedad se prolonga debe ir a un profesional de la salud mental quien decidirá el tratamiento, siendo con psicofármacos y/o psicoterapia y otras opciones como: relajación, meditación, actividades recreativas, ejercicios, entre otros. Hay muchas mujeres que ante situaciones difíciles buscan todas las maneras de manejar y canalizar su ansiedad, son proactivas y se esfuerzan porque la ansiedad no las descontrolen, afirmando que: ¡Ante situaciones de estrés, puedo controlarme! 


5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo